Conferencia Episcopal pide a sector político que no pongan en peligro el Estado de derecho