El Progreso está de luto por partida de uno de sus hijos predilectos

Dedicó 47 años de su vida a servir a través del Cuerpo de Bomberos

El Progreso, Yoro.  La ciudad de El Progreso está de luto por la partida sin retorno de uno de sus hijos predilectos, el Coronel Erick Reinaldo Mejía Molina, quien dedicó 47 años de su vida al Cuerpo de Bomberos, sirviendo de especial manera a su querida comunidad ribereña.

Luego de perder la batalla contra el virus de la Covid-19, su muerte constituye sin lugar a dudas, una pérdida irreparable para la sociedad progreseña que siempre lo recordará por su extraordinaria calidad humana y su gran dedicación al trabajo.

El pasado 31 de marzo, cumplió 47 años de labor ininterrumpida como miembro del Cuerpo de Bomberos, que fue fundado el año de 1973, era el único elemento que se mantenía activo después de más de 4 décadas y como uno de los fundadores de esta heroica y benemérita institución.

Además de haber salvado incontables vidas y protegido durante 47 años los bienes de las familias progreseñas como bombero, también participó como miembro voluntario de diferentes organizaciones de proyección social de nuestra localidad y como un excelente dirigente deportivo.

Son tantos los méritos del buen amigo Erick Reinaldo, que necesitaríamos un espacio mucho más amplio para poder enumerarlos, pero en pocas palabras diremos que fue  una «persona ejemplar», que destacó por su gran  espíritu de colaboración y amor hacía el prójimo.

Hoy el Coronel Mejía descansa en la paz del Señor, después de haber cumplido forjando una familia y colaborando a través de su trabajo en el desarrollo de su comunidad. Hoy ha tomado posesión de su última morada y ya habita en la casa del Divino Creador.

 En estos momentos difíciles nos unimos al pesar y dolor que embargan a su esposa, sus hijos y demás familiares. Aunque   nos ha dejado físicamente, sabemos muy bien que por  las profundas huellas de su intachable labor y desinteresada amistad, vivirá por siempre en nuestras mentes y corazones.