Este día habría nuevos señalamientos en la Corte de Nueva York

Presidente, expresidentes, alcaldes, diputados y policías señalados

Nueva York, Estados Unidos. Para hoy viernes se esperan nuevos datos en la Corte de Nueva York, en donde se realiza el juicio contra el hondureño Geovanny Fuentes Ramírez, luego que el exlíder de Los Cachiros, Devis Leonel Rivera Maradiaga, acusará al presidente, a expresidentes, alcaldes, diputados y policías, de haber recibido sobornos.

El exlíder del referido cartel hondureño, testificó contra Fuentes Ramírez, asegurando que trabajó con él para garantizar la seguridad de varios cargamentos de cocaína y en su testimonio implicó al actual alcalde de Choloma, Leopoldo Crivelli y a su hijo, de colaborar con el narcotráfico.

De igual forma señaló al diputado Fredy Nájera, quien guarda prisión en una cárcel federal de los Estados Unidos y a dos oficiales de la Policía Nacional, de los cuales y por los momentos no se revelaron sus nombres, para supuestamente no entorpecer el desarrollo del juicio.

Rivera Maradiaga relató en detalle cómo conoció al acusado Geovanny Fuentes Ramírez y habló de tres ocasiones en las que trabajó con él para transportar cargamentos de cocaína que llegaban en avión a Honduras, hasta la frontera con Guatemala, donde se entregaban al cartel de los Hermanos Valle.

A la consulta si había trabajado con el diputado Fredy Nájera, quien está preso en los Estados Unidos por delitos de narcotráfico, el Cachiro contestó: “Sí, en su pista de aterrizaje”.

Además señala que sobornó al presidente Juan Orlando Hernández a través de su hermana y el diputado Oscar Nájera, a los expresidentes Manuel Zelaya Rosales y Porfirio Lobo Sosa, así como al vicepresidente y diputado, Ricardo Álvarez, para que le permitieran poder operar en el territorio nacional.

De inmediato todos los señalados negaron su vinculación con el líder de Los Cachiros y dijeron que se trata de falsas acusaciones de una persona que está presa, que busca que le reduzcan la condena y que están dispuestos a ser investigados, asegurando que no tienen nada que esconder.