Fiscalía pide suspender seis alcaldes sospechosos de corrupción

Habrían recibido sobornos a cambio de favores a dos empresas

San José, Costa Rica. La Fiscalía de la república de Costa Rica pidió a un juzgado la suspensión de sus cargos y por ocho meses, de seis alcaldes que fueron detenidos el pasado lunes, bajo la sospecha de cometer actos de corrupción en proyectos de obras públicas.

El fiscal de dicha nación centroamericana,  Glen Calvo dijo a los periodistas que «la suspensión del cargo es importante y determinante» y que ello «va a servir como una medida cautelar» para que los sospechosos no se acerquen a las municipalidades.

También solicitaron el impedimento de salida del país y la entrega de los pasaportes de los alcaldes Johnny Araya de San José), Mario Redondo Poveda (Cartago), Humberto Soto Herrera (Alajuela), Alfredo Córdoba Soro (San Carlos), Alberto Cole De León (Osa) y Arnoldo Barahona Cortés (Escazú).

El «Caso Diamante», bautizado así por las autoridades judiciales, se refiere al presunto pago de dádivas y sobornos por parte de las empresas constructoras MECO y Explotec, a cambio de favores en la adjudicación de contrataciones, pago adelantado de facturas e inicio anticipado de obras públicas en los municipios antes mencionados.