La Lluvia de Peces… un mito o una realidad

Yoreños aseguran que es un milagro de Dios

Yoro, Yoro. Con el anuncio de los habitantes de la comunidad Centro Poblado, La Unión en el municipio de Yoro, de haber sido testigos de la ya tradicional Lluvia de Peces, se revive como cada año la pregunta: ¿Un mito o una realidad?

Mientras científicos que han llegado al lugar, han dicho que los peces no caen del cielo, sino que debido a la fuerte tormenta salen a la superficie de alguna corriente subterránea o vienen de alguna quebrada desbordada, aunque esta especie no pertenece a ninguna de los riachuelos del sector.

En cambio para el pueblo yoreño se trata de un “Milagro Divino”, de una bendición de Dios que ha sido concedida desde hace muchos años por intercesión del sacerdote español Manuel de Jesús Subirana, considerado por muchos hondureños como un santo.

Cuenta la historia que siendo un misionero, Subirana llegó a Yoro en 1858, y conmovido por la gran pobreza del sector, oró a Dios por tres días y tres noches, pidiéndole un milagro para que a las personas de Yoro no les hiciera falta el alimento.

Y fue así como Dios le concedió el milagro y envió al pueblo de Yoro la Lluvia de Peces, que se repite cada año en el mismo sector entre los meses de mayo a julio, sin que hasta el momento se haya comprobado alguna de las hipótesis científicas, que niegan un origen divino.