Menor muere en los brazos de un hombre que trabaja como Santa Claus

Experiencia bastante triste pero muy real en hospital de niños con cáncer  

Circula en redes sociales la historia de Eric Schmitt-Matzen, un hombre de 60 años, quien es el vivo retrato de papá Noé o Santa Claus, y que tristemente vio morir en sus propios brazos a un niño de tan solo 5 años de edad en la sala de un hospital de niños con cáncer.

Una enfermera le llamó de urgencia para que fuera a visitar a un pequeño, por lo que Eric no dudo ni un segundo en ir al lugar y llevarle una sonrisa al niño, «Mi teléfono sonó… Del otro lado de la línea era una enfermera que conozco, ella trabaja en un hospital.

Ella me le compartió que había un niño de apenas cinco años que estaba muy enfermo y uno de sus mayores anhelos era conocer a Santa Claus, por lo cual le habían hecho esta llamada de emergencia», comentó Schmitt-Matzen.

Después de la llamada,  le dijo a la enfermera que iría apenas se pusiera el vestuario de Santa, pero la enfermera le contestó que no era necesario: «Simplemente ponte los lentes y tus tirantes y ven de inmediato… No tenemos más tiempo», expresó la enfermera.

«El pequeñín estaba muy débil, se veía como si ya estuviera listo para dormir eternamente, me vio y sonrió, yo me senté en la orilla de su cama y le dije: ¿Acaso escuché que te vas a perder la Navidad? ¡De ninguna manera te puedes perder la Navidad!

¿Sabes una cosa?, ¡Eres el ayudante de Santa número uno, el favorito!, entonces el rostro del niño se iluminó y con una radiante sonrisa, me preguntó ‘¿De verdad?, dejando entrever una carita de satisfacción», indicó Eric.

«Luego, le di el regalo, era un juguete de la serie de TV PAW Patrol, lo abrió con mucho esfuerzo mientras en su carita se formaba otra gran sonrisa, luego se me acercó para darme las gracias con un gran abrazo».

Durante el abrazo el niño falleció, mientras  sus padres veían la escena desde afuera de la sala, en ese momento la madre del niño entró corriendo mientras gritaba: «No, no, Dios mío, por favor de lo ruego, todavía no».

«Le entregué a su hijo y me fui de inmediato del lugar, ya que la escena me afectó tanto que no pude ocultar las lágrimas y me pregunté si debía volver a interpretar a Santa Claus y si debía seguir haciendo este trabajo, «, finalizó diciendo el intérprete de San Nicolás.