Papa critica ambición desmedida que conlleva a la explotación infantil

Ha pedido una mayor sensibilidad para acabar con el abuso de menores

Roma. El papa Francisco ha criticado la ambición desmedida del hombre, que conlleva a la explotación infantil y ha pedido una mayor sensibilidad y educación para acabar con el abuso de los menores en diferentes sectores laborales.

El pontífice criticó,  «El afán de lucro desmedido que condena a niños y a jóvenes al brutal yugo de la explotación laboral» y ha pedido más sensibilización y educación para que se acabe con esta realidad y que los menores sean protegidos.

«Han de multiplicarse las personas y las asociaciones que a todos los niveles se esfuercen para que el afán de lucro desmedido que condena a niños y jóvenes al brutal yugo de la explotación laboral, ceda su puesto a la lógica del cuidado», argumenta el Papa.

«En este sentido se requiere una obra de denuncia, de educación, de sensibilización, de convicción para que quienes no tienen escrúpulos de esclavizar a la infancia con cargas insoportables logren ver más lejos y más profundamente», añade.

El papa condena que la pandemia «ha empujado a un número creciente de menores a abandonar la escuela para caer en las garras de esta forma de esclavitud», niños que acaban enfermando por las deplorables condiciones de trabajo”.

«El trabajo infantil se convierte en un flagelo que hiere cruelmente la existencia de los más pequeños, limitando considerablemente sus oportunidades de futuro, ya que reduce y lastima su vida para satisfacer las necesidades lucrativas de los adultos», aseguró.