¿Quién protege al pueblo de los atracos de las empresas de la telefonía celular?

Es un claro abuso en contra de los usuarios a vista y paciencia de las autoridades

Sin lugar a dudas, la telefonía celular ha venido a convertirse en otro servicio básico, ante la falta de un servicio efectivo de telefonía fija por parte de la quebrada y fantasma Empresa Hondureña de Telecomunicaciones, HONDUTEL, que solo existe de nombre, ya que las líneas pasan averiadas, orillando al pueblo a tener que hacer un uso obligatorio de la telefonía celular.

Cabe recordar que en su momento, el Gobierno de turno anunció con bombos y platillos que HONDUTEL iba a brindar el servicio de telefonía celular e internet, como una opción económica al consumidor hondureño y evitar que las voraces compañías internacionales que en ese entonces ofrecían estos servicios, se aprovecharan de la falta de una real competencia.

Pero todo quedó en un simple proyecto y que como muchos otros, nunca funcionó y mientras estas empresas extranjeras, como el caso de TIGO y CLARO, se lucran y se llevan millones de dólares a sus bolsillos, HONDUTEL se hunde aún más, con miles de  millones en pérdidas mensuales, debido al pésimo servicio que prestan y que con cada día que pasa se vuelve aún peor.

Y creemos que de eso se aprovechan están empresas de la telefonía celular, de la falta de interés del Estado en brindar o regular la prestación de este servicio a la población que es objeto de constantes atracos por estas millonarias empresas que cobran en dólares, aunque supuestamente ya existe un decreto del Congreso Nacional de la República, que lo prohíbe.

Y es a través de estos cobros en la moneda de los Estado Unidos y no de Honduras, como justifican los incrementos mensuales, ya que argumentan que cada vez que el lempira se devalúa ante el dólar, lo que sucede a menudo, ellos como empresa tienen que hacer un ajuste y trasladarlo al usuario de forma mensual, sin que nadie haga nada ante estos abusivos cobros.

Por otra parte, aunque estas empresas fallen en la prestación del servicio de la telefonía celular, internet o de televisión por cable, el recibo al final del mes viene igual y con el respectivo aumento por la devaluación del dólar. Pero si usted se retrasa un tan solo día en el obligatorio pago anticipado por este servicio, de inmediato le cobran un recargo.

Para el caso durante el paso del huracán ETA, fueron varios días que los abonados estuvieron sin  telefonía celular, cable e internet y aunque no se recibió completo el servicio, cobraron completito el mes. Y ni se moleste en reclamar, porque al final ellos siempre tienen la razón, ya que usted firmó un kilométrico contrato con una diminuta letra, que necesitaría una lupa para poder leerla.

¿Pero por qué se dan estos y otra cadena de claros abusos en contra de los usuarios a vista y paciencia de las autoridades? Simple y sencillamente porque según tenemos entendido, hay un grupo de hondureños con gran poder económico y político, que son socios y protegen a estas compañías transnacionales… así de simple.